Calvario

Jan

Calvario

Jan

Añade aquí tu texto de cabecera

Nuestro lenguaje es la tinta y la rítmica de la línea, las calles nuestro mejor museo Materializar el dolor ajeno que se transforma en uno propio no es fácil; el colectivo “Madres en búsqueda” ha sido nuestros ojos; técnicas rudas, nuestra luz incendiaria; y nosotros, nosotras, sus manos, y es que en el camino vamos y nos encontramos entretejiendo esperanza.

El proyecto se plantea como hackeo visual y vandalismo cultural: las calles cotidianamente nos dicen cosas pero, ¿en qué momento nos hacemos inmunes a la injusticia y al desvanecimiento de la libertad?

A través de ocho narrativas visuales, esta campaña gráfica nos habla de la herida social que tenemos que atender. Respondimos, como trabajadores del arte, con gubia en mano y nos dimos cita para materializar desde distintas perspectivas, organizar el coraje por la injusticia y sacar la rabia con arte.

Y es que el arte es la mejor cura para transformar el dolor: hacemos eco de las frases en voz de l@s familiares que al unísono nos dicen ¡HASTA ENCONTRARLxS! Caminamos al lado de ellas y ellos.

Las imágenes de los carteles abordan la experiencia de la vida con la desaparición y su ardua y constante búsqueda, donde la ausencia es el vacío y un hoyo negro que nos succiona día con día.

En blanco y negro –crudos como la realidad– grabamos la memoria colectiva de estas personas que han sido víctimas de la violación a los derechos humanos; la indiferencia y el olvido no son opción y hacemos uso de estas múltiples narrativas para decirles a los culpables de estas atrocidades que nuestros dolores se han hecho fuerza.

Gracias a las y los compañeros que conjuntamos esfuerzos en este encuentro, en este lienzo de colores que nos hace latir juntas y juntos: Liliana Facio, Taller Barrio Gráfico (Puebla), Piromanía colectiva (Guadalajara), Aldair Martínez (Veracruz), Brigada de Arte Comunitario Talimalakatsikinan Nakú (creando con el corazón).