Avendaño

Lukas

Avendaño

Lukas

Añade aquí tu texto de cabecera

“Llamada a la Autoridad” consiste en una serie de intervenciones que Lukas Avendaño y la Transnational Performing Arts Company han venido activando a fin de evidenciar a los servidores públicos como la primera instancia que permite la impunidad, la violación a los derechos fundamentales, al estado de derecho y a los derechos humanos; así como de ser parte del delito pluriofensivo de las desapariciones, en tanto que su participación por aquiescencia es evidente en todos los procesos por dilación en la aplicación de la ley en materia de personas desaparecidas y de desaparición forzada, así como la nula aplicación del protocolo en esta materia.

“Llamado a la autoridad” se activa desde diferentes mecanismos: correos electrónicos a funcionarios, mensajes de texto o en whatsapp a funcionarios, uso de hashtags oficiales para evidenciar sus responsabilidades, desde comentarios en las páginas institucionales o personales de los servidores públicos (facebook, instagram, twitter) hasta la manifestaciones públicas como el “flashmob”. Todo en aras de la verdad, la justicia, la memoria por la no repetición del delito de la desaparición de personas.

Manifiesto de la Nación

Ya que incluso hoy, el confinamiento en el que nos ha colocado el Covid 19 suma a que el delito pluriofensivo al que nos ha sometido el Estado Mexicano se haya perpetuado en detrimento de las personas desaparecidas, las familias, nuestras comunidades, nuestros círculos de amistades y de los derechos humanos, los derechos fundamentales y sus garantías.

¡Nos segamos a ser víctimas! 

Nos oponemos a la revictimización de la que hemos sido sujetos en lo que concierne a la historia de este país por nuestra raza, género, sexo, condición socioeconómica, condición laboral, adscripción étnica.

¡Nos negamos a ser incriminados por nuestro fenotipo! Por nuestra escasa o nula formación académica. ¡No aceptamos sus categorías que nos estigmatizan acusándonos de necios, de opuestos, de tener problemas con la figura de la  utoridad, de ser impacientes, intra exigentes, exigentes, adversos, hostiles, contrarios, negativos, azarosos, fatales, desafortunadas, nefastos, resentidas e inadaptadas!

Pese a todas sus enunciaciones, nos sobreponemos a esta catástrofe sanitaria, humanitaria, ética y estética para decirles: ¡No nos iremos!, y nos encontrarán a su paso, porque nuestro trabajo sigue siendo de las consideradas actividades esenciales en el contexto de esta pandemia.

Aquí es cuando puedo repetir que el tiempo se encargará de poner a cada quien en su lugar, porque el nuestro lo hemos tenido siempre aquí, cerca del eslabón de la primera cadena alimentaria, cerca de los granos y las flores, de las frutas y las verduras.

No nos iremos, nunca nos hemos ido y, aunque desaparecidas nos quieran, siempre habrá alguien que llenará este vacío con el único recurso que tenemos “los menos que menos que nadie”: la objeción de conciencia a toda orden inhumana.

Una ausencia evocada presencia, cuerpos que no están y otros cuerpos que los reclaman, desterrando la impunidad y la ignominia como valores que se han perpetuado en el ejercicio de la república y la democracia, ¡no por venganza, sí por Justicia!

MuroGreca6
MuroGreca4
MuroGreca6
MuroGreca4